martes, 1 de enero de 2013

Reseña Los Miserables

¡Soy Jean Valjean!

Al igual que con El discurso del Rey, Tom Hooper trae por Navidad Los Miserables, una joya digna de ver y disfrutar, un musical grande, lleno de esplendor y con magníficas interpretaciones. 




Director: Tom Hooper.
Intérpretes: Hugh Jackman, Russell Crowe, Anne Hathaway, Amanda Seyfried, Eddie Redmayne, Samantha Barks, Helena Bonham Carter, Sacha Baron Cohen, Aaron Tveit.
Año: 2012.
Duración: 152 min.
Género: Musical, drama de época.

Sinopsis: En la Francia revolucionaria, el expresidiario Jean Valjean (Hugh Jackman) es perseguido durante décadas por el despiadado policía Javert (Russell Crowe). Cuando Valjean accede a cuidar a Cosette, la pequeña hija de Fantine (Anne Hathaway), sus vidas cambiarán para siempre. El amor, la lucha contra la opresión del pueblo y la búsqueda de la paz interior llenan esta película basada en la novela homónima de Victor Hugo.

Estaba expectante por ver en la gran pantalla uno de los musicales más queridos. Que fuese de Tom Hooper me empujó a desearla con más ganas, y si a eso se le suma un reparto de lujo y el haber visto millones de veces los tráilers por ser maravillosos, la espera se hizo larga. Pero por fin el miércoles pasado fui a ver Los Miserables, y fueron dos horas de emoción, música, pasión y diversión. 


A pesar de llamarse musical, Los Miserables puede ser concebida como una opera. El 90 por ciento de la cinta es cantada, y el resto hablado (para eso, podrían haberla dejado en versión original con subtítulos, pienso yo). Este dato puede hacer pesado el avance del film, aunque personalmente a mi no me ha producido ese efecto. Tom Hooper demuestra una vez más una sencillez tremenda a la hora de filmar, pero esta vez esa sencillez se convierte en una enorme cúpula de emociones, fotogramas ideales y pasión que envuelve la Francia revolucionaria. No puedo comparar en esta reseña el trabajo de Hooper con otras versiones, con el musical o incluso con la novela de Victor Hugo, porque por desgracia no he tenido la oportunidad de ver ni leer ni disfrutar ninguna. Así que me centraré en esta película y por supuesto, la pondré por las nubes, pero si hubiera hecho algo de lo anteriormente nombrado, seguiría defendiendo con unas y dientes esta versión. El tráiler ya nos adelantaba que la fotografía de Los Miserables iba a ser el centro de atención de la fotografía, junto a la música y las perfectas interpretaciones por parte de todo el conjunto de actores.  Impresionante la visión de la Francia revolucionaria, con la pobreza asolando por cada esquina. Sólo vemos una clase social medianamente acomodada, los soldados. Los demás son prostitutas, el pueblo sometido a ir pidiendo por las calles o taberneros ladrones. Esto da lugar a  ver una película sombría y oscura a nivel de color. Pero ese tímido color se levanta y se hace ver en todo su esplendor cuando la revolución se alza y el pueblo habla.

Aquí os traigo un apartado especial, ya que es un musical. Toca hablar de la música, por supuesto.  Un punto muy interesante es que los actores hayan cantado no en el estudio, sino en el plató y en directo. Es la primera vez que esto se hace, y ayuda a que sintamos más de cerca a los personajes. Las canciones de Claude-Michel Schönberg se hacen con toda la película, pero si a eso se le suman las maravillosas voces de Jackman, Hathaway y Seyfried, entre otros, conseguimos un resultado digno de recordar, que te pone el vello de punta. Si las canciones por sí solas transmiten un mensaje realmente profundo, las voces de todos los actores le dan todavía más profundidad, además de hacer escenas realmente conmovedoras. Esa confrontación entre Valjean y Javert, quién domina la situación, Jackman y Crowe superponiendo sus impresionantes voces a la del otro; la abatida Fantine, convertida en prostituta para poder mantener a su hija Cosette, cantando a la desesperación y a la soledad; ¿Quiénes son los amos del mesón? ¡Vosotros, señores Thénardier! Un juego, un vaivén musical sobre cómo de mal está la situación y lo sinvergüenza que son algunos que hasta roban a sus clientes; el Look down con el que comenzamos la película me parece sublime, lleno de fuerza, y el Epilogue una maravilla en todos los sentidos; One more day nos muestra a todo el reparto cantando por la libertad, la pasión, las ganas de luchar o de sobrevivir, haciendo que escuchemos un popurrí magnífico de los temas que se han ido presentando hasta ese momento en el film pero predominando la melodía de esta canción, y con un Hugh Jackman que en sus últimos ''One day more!'' me pone los pelos de punta y me emociona; Russell Crowe cantándole a las estrellas, con París de fondo, precioso. [POSIBLE SPOILER] Y si nos ponemos a decir momentos de este hombre, su última entrada, su momento cúlmine...Es Valjean o Javert. [FIN SPOILER]. No puedo terminar este párrafo sin hacer mención especial a Suddenly, compuesta especial y originalmente para esta película. Tom Hooper vio adecuado (y acertado) introducir una nueva canción y escena en la que viésemos ese momento en Jean Valjean. De repente, se ve con una niña a la que proteger y amar, y nunca había saboreado el amor. Valjean se siente agradecido por poder disfrutar y evolucionar en un aspecto totalmente nuevo en su vida, y cómo no, Hugh Jackman nos brinda un momento tierno e íntimo.


No tenía duda alguna de que Hugh Jackman haría un papel a la altura de un musical tan importante como este. Pero esta vez, Jackman se corona como el grande del reparto. No sólo porque interpreta a Jean Valjean, el principal protagonista de esta historia, un personaje oprimido, perseguido incluso en su libertad, sin fe, con un sólo objetivo: sobrevivir y escapar de Javert, sin amor hasta que conoce a Cosette, la luz que le saca de su oscuridad, sino también porque es la figura masculina que más emotividad y profundidad le da a su personaje. Que los actores cantasen en directo, sin luego ser modificados los temas en el estudio hace que los sentimientos afloren de forma más real y que transmitan el doble, y Jackman lleva esto hasta un punto muy alto y difícil de conseguir. Sólo hay que verlo en el Soliloquio de Valjean. Las lágrimas por la desesperación de Valjean se convierten en las nuestras gracias a el poder interpretativo que tiene Jackman. Y no cesa de mostrarnos profundidad en cada una de sus escenas, porque Valjean es el personaje que sufre durante años y años todo tipo de mal, y al final es liberado de su dolor, de sus remordimientos y pecados gracias a las cosas buenas que también hizo.

La preciosa Anne Hathaway no para de darnos alegrías. En los últimos tres años no ha parado de darnos papeles distintos, pero en Los Miserables se luce como la estrella que es, y es más, nos sorprende con una voz increíble. Fantine, una mujer dedicada a su hija, la cual cuidan unos mesoneros mientras ella trabaja, y todo lo que gane irá para la pequeña. Por un injusto malentendido la echan de su trabajo y se ve obligada a vender su pelo y prostituirse. Pero el destino todavía no ha sido lo suficientemente cruel con ella. Por suerte Valjean la ayuda y promete cuidar de su hija. Hathaway se hace cargo de uno de los personajes más atormentados y sufridos juntos a Valjean de esta obra, y su I dreamed a dream es una de las escenas más conmovedoras del film. Yo por lo menos lloro cada vez que lo oigo.


El despiadado Javert, cuyo objetivo vital es dar caza y condenar de por vida a Valjean, es interpretado por un Russell Crowe que no deja de sorprenderme, pero que podía haber dado un poco más. Sabía que tenía un grupo de música y que cantaba, pero de eso hace poco, y no he tenido tiempo de investigar, y fue verlo cantar en esta película y pensé ''No sé si puedo enamorarme más de este hombre''. Uno de los actores más grandes que conozco, que me tiene prendada desde Master & Commander, cantándole a las estrellas del cielo nocturno de París (otra de las grandes escenas de esta película). El único inconveniente que le veo a su actuación es que, aunque no he leído la novela, veo a Javert como un personaje insaciable, que quiere quedar por encima, quiere transmitir su poder y someter al pueblo, eliminar a los chicos de la revolución, y por encima de todo un personaje que no puede permitir dejar libre a Valjean, pero tampoco estar en deuda con él por su orgullo.En resumidas cuentas, un personaje más profundo de lo que Russell nos ha mostrado en esta versión. Voz impecable hasta el final, pero falta de expresividad, libertad y emotividad. Aun así es una gozada verle en esta producción, y más si canta.

Representando el amor, tenemos a los personajes Cosette, Marius y Éponine. Un triángulo amoroso destinado a verse involucrado en el dolor que una guerra supone. Agradezco a Amanda Seyfried que retome un papel musical, porque tiene muchísimo potencial y talento. Puede que el personaje de Cosette de mayor (la pequeña Isabelle Allen se encarga de la versión infantil, y lo hace realmente bien. Una niña indefensa y con miedo que al final es apartado de los malvados Thénardier para vivir una vida mejor y llena de amor con Jean Valjean) no esté tan explotado como me esperaba, aunque en el fondo me agrada que no se hayan centrado de manera exagerada en su parte, ya que la Revolución y Valjean son más importantes a mi parecer. La historia de Cosette es un elemento conector de otros, importante, pero con la importancia justa. Eddie Redmayne muestra también bastante talento a la hora de cantar. Me ha sorprendido gratamente interpretando a Marius, profundamente arraigado a la causa revolucionaria que de repente ve a un ángel y queda prendado de ella, obligado a buscarlo y a confesarle su amor. Pero Marius es el amor de Éponine, hija de los Thénardier. Samantha Barks nos muestra la otra cara del amor, el no correspondido, la cruda realidad de vivir a la sombra de otra persona mientras tu amado se interesa por ella y no por ti. Éponine también es la valentía de tomar medidas y, ya que no puedes amar a la persona que quieres, unirte a su lucha a favor del pueblo hasta la muerte. Barks tiene una voz impresionante, y su On my own es una preciosidad.


Para finalizar, mención especial a la pareja cómica de la película que interpretan a los sinvergüenzas, inmorales y ladrones señores Thénardier: Helena Bonham Carter, la cual amo en la parte en la que canta con voz seductora en Master of the house, y Sacha Baron Cohen, que puede que no tenga una voz memorable, pero se deja pasar. De principio a fin los Thénardier nos brindan una vis cómica dentro de tanto drama. Aaron Tveit es otro actor al que quiero nombrar, que interpreta a Enjolras, la voz del pueblo francés contra la opresión, que no se rinde ni ve otra meta a lograr que no sea la libertad de los hombres. Me ha gustado bastante cómo lo ha hecho y tiene una buena voz, la verdad.


No lo olvides: Hugh Jackman y Anne Hathaway son con diferencia el mejor motivo para ver esta película, si a eso le sumamos que es uno de los musicales más importantes de los últimos años y que tiene una fotografía preciosa. Cuatro escenas dignas de recordar: I dreamed I dream, The confrotation (la superposición de temas musicales llenos de fuerza y la lucha por ver quién domina en esa escena, si Hugh o Russell, me parece increíble), One day more y Epilogue (todos unidos por la luz, el espíritu luchador y los colores de libertad, emotivo hasta el final). Destaco cuatro, pero es que podría simplificar diciendo que todas las escenas de la película son vitales. No hay momento pequeño o menos importante.
Olvídalo: Me ha faltado algo de emotividad por parte de Russell Crowe. Hay escenas en las que se peca de primeros planos que no han llegado a convencerme. A algunos se les puede hacer un poco lenta. A mi personalmente no. De todas formas, esta película se merece toda mi adoración y admiración.

Conclusión: Para todo amante de los musicales, la historia, las películas de época...y en general del cine, Los Miserables es su película. Sin duda, está dentro del top 10 de lo mejor que he visto en el 2012 (y eso que, por la crisis y demás, no he visto todas las que quería). Tom Hooper nos da una adaptación preciosa del musical y la obra de Hugo a la gran pantalla, pero personalmente El discurso del Rey me sigue gustando más que esta, y eso que soy una gran fan de los musicales. Los Miserables de Hooper desprende pasión por los cuatro costados. Merece mucho la pena, no os la perdáis, por favor.

NOTA: 9'5/10



Con esta reseña despido el 2012, un año lleno de películas y experiencias maravillosas. Desde Cinco tentaciones os deseamos un feliz y próspero años 2013.

3 comentarios:

Fairytale Love dijo...

Vi la pelicula el 26, hice la critica aqui: http://elrincondelsrelop.blogspot.com Pero nunca tan currada como la tuya. No he visto El Discurso del Rey pero la vere ya que tengo el DVD que vendian a 1 euro con el periodico y mi madre queria la pelicula porque no la encontraba por ningun lado para descargar.

La pelicula en si es espectacular, llore mucho y se noto por el gran reparto que tiene. Ahora solo me falta leerme el libro y ver el musical. Tengo la BSo en el movil y la escucho mucho.

Fairytale Love dijo...

Tienes un premio en mi blog: http://elrincondelarelop.blogspot.com/2013/01/un-nuevo-premio.html Disfrutalo

manipulador de alimentos dijo...

Gran puesta en escena y vestuario y medios y también buenas canciones para que todo en 'Los Miserables' acabe sonando huero, vacío, hueco.... Una lástima. Un saludo!