jueves, 17 de abril de 2014

Reseña Capitán América: El Soldado de Invierno

Por la izquierda.

Más adrenalítica que su predecesora aunque en la misma línea, El Soldado de Invierno le da una velocidad y un peso al personaje del Capitán América importante. Una buena y bien planteada secuela.





Director: Anthony Russo, Joe Russo.
Intérpretes: Chris Evans, Scarlett Johansson, Samuel L. Jackson, Robert Redford, Toby Jones, Cobie Smulders, Emily VanCamp, Anthony Mackie, Sebastian Stan, Frank Grillo.
Año: 2014.
Duración: 128 min.
Género: acción, thriller fantástico, superhéroes.

Sinopsis: Steve Rogers (Chris Evans) sigue acostumbrándose a su vida en el siglo XXI. Como principal apoyo de S.H.I.E.L.D., el Capitán América se ve envuelto en una trama de intrigas que suponen una gran amenaza para el mundo. Esto y la aparición de un enemigo inesperado y extraordinario, el Soldado de Invierno, hará que Steve se una a la Viuda Negra (Scarlett Johansson) y Falcon (Anthony Mackie) para desenmascarar a los conspiradores.


Mil perdones por lo tarde que llega esta reseña, pero desde que la vi el pasado domingo 30 de marzo hasta ahora he estado ocupadísima.


El Soldado de Invierno sigue la estela de acción y aventuras de Los Vengadores y Thor 2. Mucha más acción que la primera entrega, aquí vemos a un Steve Rogers que se está amoldando mejor a la actualidad. Además ahora trabaja para S.H.I.E.L.D., siendo el mayor apoyo estratégico de los agentes y principalmente de Nick Furia. Trabaja codo con codo con Natasha Romanoff, con quien mantiene una relación amistosa. Pero todo se complica cuando una serie de sucesos ponen en peligro S.H.I.E.LD., por lo que el Capitán América tiene que ponerse en marcha y desmantelar junto a la Viuda Negra y Falcon la conspiración que puede poner en peligro al mundo entero. A esto hay que sumarle la entrada de un enemigo extraordinario y mortal, el Soldado de Invierno.

Sin duda en esta secuela se han lucido a la hora de desarrollar la historia entorno al Capitán y sobre todo a S.H.I.E.L.D. Es sobresaliente el peso que llega a tener la historia: hay mucha información, muchos detalles para un desarrollo extenso y más o menos equilibrado. Se acelera bastante lo que es la trama, que debido a tanta información como digo, es sorprendente que avance y se vayan uniendo todos los puntos uno por uno, ordenadamente y con coherencia. A mitad de la película hay un parón que ralentiza el avance, pero al final recupera el ritmo tan salvaje con el que empieza, con escenas de acción espléndidas. Los hermanos Russo han sabido hacer un buen trabajo. Con respecto a la fidelidad con los cómics por desgracia no puedo opinar, pero como película es una de las mejores que Marvel ha traído en materia de acción, de soporte técnico, de desarrollo de personajes y sobre todo en lo que en sí es la trama. Se ha sabido tratar una historia compleja con innumerables detalles con bastante maestría. La verdad es que tiene de todo.

Muy buena dirección la de los Russo, sí señor, a pesar de que yo le habría quitado algo de metraje, lo que hace que a mitad del film caiga un poco el ritmo y ralentice el avance. Lo que sí es cierto es que no es tan equilibrada como otras películas de este tipo; hay momentos de adrenalina, acción en estado puro, pero de repente hay otros en los que el nivel baja, se centra mucho en la explicación de lo que sucede y se pierde esa esencia antes de empezar los fuegos artificiales, la traca final de explosiones, que en sí es un clímax trepidante. De todas formas esos momentazos de acción son tan gratificantes que se perdona este fallo. Aquí es donde nos encontramos (por ejemplo) la que, aunque se hace de rogar, es la primera gran escena intensa: la persecución en coche, una secuencia larga y explosiva de una persecución con buenísimos planos y muy bien filmada. Se aumenta considerablemente el universo del Capitán América y se amplían horizontes, sobre todo en la interrelación con otros personajes; son tantos los personajes secundarios pero fundamentales que esto es otro motivo por el que está tan bien cimentada El Soldado de Invierno, por el apoyo emocional que tienen todos en general. Las peleas cuerpo a cuerpo son impresionantes; a veces no se sabe quién ha lanzada el golpe (a no ser que veas el escudo del Capi volar por los aires y volver a su dueño cual boomerang), pero están muy bien filmadas y tienen un realismo especial, ya que Steve Rogers se ha curtido como luchador cuerpo a cuerpo, y eso es algo que a veces se echa de menos en una película de cómic, este tipo de combate cercano.

Buen diseño de vestuario; el traje del Capitán se ha transformado en algo más sencillo y resistente, manteniendo el classic style de los cómics y de las anteriores películas pero de una manera más simple y más de soldado de asalto. Buena banda sonora compuesta por Henry Jackman, y una fotografía bastante acorde y fluida a pesar de algunos cambios rápidos y borrosos de planos; los mejores planos son sin duda los panorámicos o amplios y lejanos, donde podemos percibir de manera asombrosa cada detalle, y más si es en una escena de acción. Y no creo que haga falta mencionar que los efectos especiales esta vez se han explotado al máximo con un buenísimo resultado (todo lo sucedido en el Triskelion es alucinante). A grandes rasgos, es una película asombrosa de grandes magnitudes, entretenida, con un absorbente suspense y un sorprendente desarrollo de los personajes y la historia, llena de cliffhangers, que como todos sabemos son esos detallitos los que hacen que el universo cinematográfico de Marvel resulte tan especial, por la gran esfera que compone y en la que todas las películas tienen alguna relación relevante e importante.

Chris Evans asume nuevamente un papel que le va como anillo al dedo. La simbiosis que ha llegado a crear con Steve Rogers es magnético y con mucho realismo. Está haciendo un magnífico trabajo (habrá que disfrutar de lo poco que le queda como Capitán América si de verdad decide al final dejar la interpretación). Evans consigue transmitir la vulnerabilidad como ser humano que es, por mucho supersoldado que sea. Es una de las cosas que más me gusta del Capitán América; lo fuerte que es pero lo arraigado que está a sus sentimientos y sus valores, y Chris Evans sabe reflejar muy bien esta personalidad. Esta vez el Capi tiene que enfrentarse a más peligros y a un pasado que vuelve para acabar con él, pero a pesar de ello Steve une fuerzas con S.H.I.E.L.D. y sus mejores agentes para desmantelar la conspiración que puede acabar con el mundo entero. Aquí podemos empezar a hablar de Scarlett Johansson y de su ejemplar trabajo como Natasha Romanoff. Johansson está llevando a unos límites extraordinarios a su personaje, y está haciendo un muy buen trabajo. En cada película en la que actúa como la Viuda Negra, la actriz le da más profundidad y más sentido, lo hace más real, y su mayor intervención en los films ayuda, ya que así podemos prestarle más atención y fijarnos mejor en lo que es y en un futuro en lo que podrá llegar a ser. En El Soldado de Invierno podemos ver a una Natasha bastante ligada tanto a su trabajo (sorprendentes -aunque habría preferido un poquito más- escenas de lucha) como a la amistad y confianza que llega a crearse entre ella y Steve, formando un equipo extraordinario que se entiende y que sabe actuar.

Falcon, personaje revelación en esta secuela y una muy buena aportación al film. Me ha sorprendido lo mucho que ha llegado a gustarme. Quizá sea porque es divertido, es fácil de tratar, o quizá por lo increíblemente espectacular que resulta en plena acción. Sus alas mecánicas e inteligentes son su herramienta, su arma y su defensa. En el tramo final de El Soldado de Invierno es por fin cuando podemos disfrutar plenamente de Falcon, y quizá habría sido mejor darle más protagonismo, pero no dudo que en un futuro llegue a hacerse más con él. Otra a la que me hubiera gustado ver más es a Maria Hill, interpretada por Cobie Smulders, que apenas se la ve aunque lo poco que hace, lo hace bien. Y Emily VanCamp es casi una sombra en el desarrollo de la película; un par de apariciones, algún primer plano, y ahí se acabó el asunto. Del Soldado de Invierno me esperaba algo más; no quiero decir que no se le haya dado su protagonismo y atención, pero creo que se podría haber aprovechado un poco más en esta entrega, a pesar de lo que pueda suceder en un futuro... Robert Redford se ha querido meter también en el universo Marvel como Alexander Pierce, uno de los mandamases de S.H.I.E.L.D. Y para terminar, mencionar a Samuel L. Jackson como Nick Fury, uno de mis personajes favoritos en esta secuela y quien protagoniza una de las mejores escenas de toda la película: la persecución de coches de la que más arriba hablábamos. Fury nos da más de una sorpresita, y será por eso por lo que resulta tan especial su presencia aquí.


No lo olvides: la magnificencia de sus escenas de acción, monumentales y muy bien rodadas; lo bien aprovechados que están Steve y Natasha; la escena de total protagonismo de Falcon es alucinante, dentro de un final intrépido y apoteósico.
Olvídalo: un poquito menos de metraje estaría bien; los bajones que tiene le restan puntos; y los cliffhangers han molado, pero me esperaba algo más relevante (aunque está bien mantener al espectador al loro para que sea él el que mantenga los ojos bien abiertos y los busque); también me esperaba una escena post-créditos más sorprendente.

En conclusión: Los hermanos Russo han sabido llevar bien al superhéroe y darle rienda suelta a una trama compleja y exuberante, no centrarse sólo en hacer un taquillazo. Quizá mantenga el mismo esquema argumental, pero tiene bastantes sorpresas y tiene un gran clímax como para que no aburra en ningún momento.

NOTA: 9/10

1 comentario:

sofia martínez dijo...

Me gustó la mesura que hubo entre acción y una historia seria. Es una trama que no es fácil de seguir sin embargo consigue generar una película inteligente y recomendable, demostrando que los superhéroes pueden ser algo más que fantoches disfrazados. A decir verdad todo indicaba que Avengers era de ultron, era la cinta que realmente pudiese discutir el cetro de mejor película Marvel a su primera entrega, viéndose a títulos como 'Capitán América: El soldado de invierno' como un mero trámite hasta que llegase lo realmente bueno. Pues bien, ya podemos ir olvidándonos de esa idea, porque la segunda entrega de las aventuras del Capitán América es lo mejor que hemos visto de Marvel hasta el momento. Con 'Capitán América: El primer vengador' se apostó por un afortunado cruce entre cine bélico y de aventuras para introducir a un personaje en 'Los Vengadores', lo cual fue solo un simple trámite. Ahora esta entrega es espectacular de principio a fin, rodada con personalidad y enriquecida con una interesante reflexión política sobre la clásica disyuntiva jeffersoniana entre seguridad a cambio libertad.