sábado, 3 de enero de 2015

Reseña Big Hero 6, de Chris Williams y Don Hall

Estoy satisfecho con mis cuidados.

Big Hero 6 es una pasada.





Director: Chris Williams, Don Hall.
Intérpretes: (voces de) Scott Adsit, Ryan Potter, Daniel Henney, T.J. Miller, Jamie Chung, Damon Wayans Jr., Genesis Rodriguez, James Cromwell, Alan Tudyk, Maya Rudolph.
Año: 2014.
Duración: 108 min.
Género: animación, superhéroes.

Sinopsis: Adaptación del cómic de Marvel, la historia transcurre en la metrópolis de San Fransokyo (cruce de San Francisco y Tokio), donde vive Hiro Hamada, quien aprende a sacar provecho de su capacidad e inteligencia gracias a su brillante hermano Tadashi y sus amigos: GoGo, Wasabi, Honey Lemon y Fred. Cuando tras un devastador giro de los acontecimientos se ven envueltos en una peligrosa conspiración con un villano enmascarado, Hiro recurre a Baymax, un robot, y transforma al grupo en una banda de héroes de última tecnología decididos a resolver el misterio.


Creo que algo estará haciendo Disney muy bien cuando cada vez que sacan una película nueva la inventiva, la diversión y sobre todo la magia sigue tan presente. Creo que aunque Frozen fue genial, con canciones pegadizas y una moraleja alejada de la típica que ha dado Disney de príncipes y princesas, y que Rompe Ralph nos acercaba a esa época retro de los videojuegos y a la idea de que uno puede ser un héroe y una buena persona si se anima a ello, Big Hero 6 tiene algo, no sé cómo llamarlo, que es más trepidante, más mágica y con más corazón (por nada del mundo estoy diciendo que las dos anteriores no fueran especiales; tienen mucho de lo que presumir).

No sólo es la temática de superhéroes, que le da ese aire tan refrescante y dinámico, sino la combinación de esto con una dosis de humor desternillante hasta en los pequeños detallitos, un entorno vibrante de grandes dimensiones (la inventiva arquitectónica de San Farnsokyo es puramente brillante), una animación muy realista que cuida hasta el más mínimo detalle de manera espectacular, y también con el mimo con el que se trata a cada personaje, a la personalidad de cada uno, haciéndolos entrañables, cercanos y únicos. Y es que una de las cosas que enseña Big Hero 6 es que por muy mal que estés, siempre habrá alguien que estará ahí para ayudarte aunque no quieras aceptar que lo necesitas.

La primera figura que le demuestra esto a Hiro, un niño inteligentísimo que gracias a su paciente y también inteligente hermano Tadashi consigue centrarse y ver en qué tiene que derrochar su potencial, es Baymax, un adorable robot de cuidados sanitarios. La apariencia achuchable de Baymax es algo que hay dentro de él, su chip especial, por lo cual no sólo es una apariencia, sino que es así de verdad. Y su falta de sentimientos por el hecho de ser un robot no le quita el poder de buscarle la lógica a los problemas con la mayor inocencia del mundo, y quizás esta es una de las cosas que hacen entrar en razón a Hiro, la sinceridad inconsciente con la que Baymax se comunica con él. Después de ver la película hay que estar loco para no querer uno de estos para ti para siempre. Detrás de él vienen los alocados amigos de Hiro, una panda muy peculiar, y su tía Cass, una entusiasta mujer que quiere con locura a sus sobrinos. Sin duda el reparto de animación de la película es especial en individualidad, una gama de personajes raros de la que no puedes evitar encariñarte.

Chris Williams y Don Hall han sabido realizar una película emocionante, divertida y conmovedora, que no decae en ningún momento, siempre al pie del cañón, dando más y más. A pesar de que la trama no es original (se ha masticado ya en varias ocasiones), lo que la hace tan especial y, contraríandome, creativa, es el hecho de cómo se trata, su tono y su atención y desarrollo de personajes, maduro y realista. La fusión de los superhéroes al puro estilo Marvel con la animación y el espíritu de Disney no podía haber dado mejor resultado, sorprendente y alucinante. Súmale a eso el impresionante escenario arquitectónico que es la ciudad intercultural de San Fransokyo, lleno de luz y vida; una banda sonora de Henry Jackman que suena a pleno pulmón en todo momento, enérgica y preciosa (y fuera de lo que es la banda sonora original, ¿y la motivación que he tenido al escuchar aunque fueran los diez primeros segundos de Eye of the Tiger? ¡Guau!); una animación de la que Disney cada vez hace más alarde, y esta es una de sus mejores pruebas; y el inmenso corazón que tiene, lo emotiva y dulce que es, y tienes Big Hero 6, una pasada de película que todo el mundo, niños y mayores, deben y tienen que disfrutar.


No lo olvides: Baymax y sus infinitos puntazos; su ritmo adrenalítico que no decae; la combinación genuina de acción y emoción; los entrañables personajes; el alma tan bonachona que derrocha; y mil cosas más.
Olvídalo: Personalmente no le encuentro ningún defecto.

En conclusión: Una película grandiosa, la mar de divertida y entretenida. Un hito y joya de la animación. Es entusiasta, con ambición, funciona, y sobre todas las cosas, encanta.

NOTA: 10/10

1 comentario:

Andrea Pérez Ulloa dijo...

Creo que todos estamos fascinados con la ciudad que se creó, una gran combinación para Big Hero 6 y su temática de super heroes. Me gustó la película, el argumento y la nueva propuesta de Disney para adaptar este cómic de Marvel.