domingo, 21 de diciembre de 2014

Reseña El Hobbit: La Batalla de los Cinco Ejércitos, de Peter Jackson

¿Me seguís... una última vez?

Personalmente, La Batalla de los Cinco Ejércitos es el broche de oro para esta saga. Peter Jackson ha hecho un gran trabajo, un final épico y emocionante.





Director: Peter Jackson.
Intérpretes: Martin Freeman, Ian McKellen, Richard Armitage, Luke Evans, James Nesbitt, Aidan Turner, Evangeline Lilly, Ken Stott, Graham McTavish, Jed Brophy, Stephen Hunter, John Callen, Adam Brown, Dean O'Gorman, William Kircher, Peter Hambleton, Mark Hadlow, Cate Blanchett, Lee Pace, Orlando Bloom, Hugo Weaving, Billy Connolly, Christopher Lee, Stephen Fry, Ryan Gage, Ian Holm, Sylvester McCoy, Manu Bennett.
Año: 2014.
Duración: 144 min.
Género: saga, aventuras, drama.

Sinopsis: El fin se acerca, la gran batalla está aquí. Después de haber recuperado el reino de Erebor de Smaug (captura de movimiento de Benedict Cumberbatch), este, enfurecido, vuela hacia la Ciudad del Lago para acabar con cualquier resto de vida. Obsesionado sobre todo con el reino recuperado, Thorin (Richard Armitage) sacrifica la amistad y el honor para mantenerlo mientras que Bilbo (Martin Freeman) intenta hacerle entrar en razón. Tras enfrentarse al Concilio Blanco, Sauron ha enviado legiones de orcos hacia la Montaña Solitaria en un ataque furtivo. Cuando la oscuridad se cierna sobre ellos, las razas de los Enanos, Elfos y Hombres deben decidir si unirse o ser destruidos. El futuro de la Tierra Media está en juego.


Y llegó. El final de la saga El Hobbit llegó. Y quizás es eso lo que más me hace llorar en el último tramo de La Batalla de los Cinco Ejércitos y en los créditos finales mientras Billy Boyd nos deleita con The Last Goodbye. Me entristece más eso, pensar que la aventura se ha terminado, que lo que pasa a lo largo de la película, a pesar de que también ayuda mucho a que las emociones estén constantemente a flor de piel. A diferencia de otras críticas que hayáis podido leer, yo no voy por el mismo camino de comparar lo que es el Peter Jackson de El Hobbit con el Peter Jackson de El Señor de los Anillos, y por consiguiente de decir que la primera es peor que la segunda, porque me parece absurdo compararlas. Tiene que entrarle a la gente en la cabeza que a pesar de compartir la Tierra Media como escenario, ambas historias son diferentes, partiendo de sus orígenes literarios. Y para mi lo que ha hecho el director con el cuento de Bilbo Bolsón es muy grande, y le agradezco la cantidad de risas y lágrimas que me ha producido esta trilogía.

Para empezar, creo que uno de los logros más plausibles que ha conseguido Jackson con El Hobbit y sobre todo con La Batalla de los Cinco Ejércitos es que le ha brindado un carácter adulto que ha demandado desde el comienzo de la saga. No entiendo que la gente se queje de que las películas son infantiles, o de las canciones (por amor de Dios, ¡las canciones es una de las esencias del libro, son geniales!) cuando desde el principio se ha ido desarrollando un carácter más maduro para esta aventura. En La Batalla de los Cinco Ejércitos la épica es asombrosa, y todo lo que supone el tramo final de la película, el más crudo, se siente más intenso por esto mismo. Lo que leíamos al respecto en el libro se lee de pasada, no podemos profundizar, todo pasa muy rápido, cuando en la película por fin podemos descarnarnos con cada momento. Jackson ha querido acercarse a la intensidad oscura que había en El Señor de los Anillos, y lo ha conseguido. Quizás no queda mucho de lo que es el Peter Jackson imaginativo, pero no creo que sea algo que se necesitara; vamos a ver el final, la gran batalla, y aunque muchos se quejan de la excesiva duración y alargamiento del último capítulo de la trilogía, creo que ha estado acertado en hacerlo así, en tocar todos los puntos, todas las subtramas y todos los personajes. Ha sabido hacer que nos despidamos de todos.


La acción, la lucha y la sensación de movimiento se respira desde el principio. Bien es cierto que lo que más se espera es la batalla del final, un sin fin de efectos especiales, que creo que para la cantidad de trabajo que da y todos los elementos hechos por ordenador que hay en esta entrega el resultado es muy positivo y sobre todo se disfruta; enanos, orcos, elfos y humanos mezclándose en un remolino violento y sanguinario. Eso no priva al resto del metraje a tener más momentos de acción que lo dotan de equilibrio. El espectáculo desgarrador y llameante que es ver al inmenso Smaug destrozar la Ciudad del Lago y a Bardo plantarle cara a semejante bestia, Legolas en todo su esplendor, o ver al Concilio Blanco luchar en Dol Gundur son escenas claves, intensas y espectaculares. Y no solo hay que mencionar las batallas físicas; la lucha interna de Thorin desde el principio, sometido al mal del dragón. Creo que era algo en lo que había que pararse a pensar y ver cómo se desarrolla, y en la película muestran muy bien su caída a esa oscuridad de ciega codicia y cómo vuelve a el Thorin fuerte y leal con la causa.

Con La Batalla de los Cinco Ejércitos nos despedimos de Bilbo, Gandalf, Thorin, la compañía de enanos de Erebor y demás personajes de esta aventura. De Martin Freeman, me repito y me repetiré, sólo puedo decir maravillas; es Bilbo Bolsón, en cuerpo y alma. Aquí vemos cómo madura como personaje, enfrentándose a los peligros, desde desenvainar a Dardo para luchar como  tomando difíciles decisiones para intentar salvar a sus amigos. Lo mejor de la película es que sabiendo cómo se narran los acontecimientos de la batalla en el libro, aquí podemos ver más profundidad con lo referente a Bilbo, sus sentimientos y cómo los afronta. Siempre es una gozada ver a Ian McKellen como Gandalf, que da la talla sea como sea; Richard Armitage ha afrontado muy bien el radical cambio que sufre Thorin, dotándolo de mucho poder y emotividad; a pesar de que no vemos aquí a una Tauriel en acción continua (aunque tiene un par de escenas geniales y otras muy conmovedoras), Evangeline Lilly ha estado también espléndida; Lee Pace, actor al que venero, demuestra toda la frialdad de su personaje, un Thranduil inquebrantable, fiero y decidido. Se gasta algunas escenas de lucha espectaculares; y Luke Evans como Bardo me ha gustado muchísimo porque vemos muchas facetas de su persona, desde padre preocupado a luchador nato. Y no puedo hablar de todos los que quedan porque son demasiados. De todas formas queda claro que todos y cada uno de ellos dan un paso adelante definitivo, tienen sus escenas claves y se les otorga su justo protagonismo.

Una vez más la dirección de Peter Jackson vuelve a ser sublime, sigue en la onda. La Batalla de los Cinco Ejércitos, a pesar de ser triste y cruda, también es cálida, agradable. Por el momento (a no ser que, a pesar de negarlo, vuelva a la Tierra Media) Jackson le ha dado el broche final, uno conmovedor y emocionante, a esta saga con mucha dignidad y puro entretenimiento, un gran espectáculo. Con lo referente al guión, sigo defendiendo que se ha llevado muy bien lo que es el canon original con las nuevas incorporaciones del reparto (Tauriel, es lo que más hay que destacar, y la defiendo a muerte a ella y a su papel en esta historia; creo que no han sabido manejarla mal, y aunque por ella se cambian aspectos importantes de la historia original, queda bien) y nuevas escenas; el conjunto en sí tiene un significado, concuerda, y eso es lo importante, que encaje. La banda sonora de Howard Shore vuelve a ser maravillosa, intensa y sensible, y junto con la fotografía crean un mundo de sensaciones muy intensas, conmovedoras o frenéticas, dependiendo del momento que estemos visionando.

Le tengo amor puro e infinito a El Hobbit, desde que empezó esta trilogía y con ella los haters y las comparaciones con El Señor de los Anillos. La épica aventura de Bilbo en el cine es una digna sucesora a lo que más tarde vendría con Frodo. Para mi lo tiene todo, y una de las cosas más importantes es si disfruto la película, si me llena, si me transmite, y lo hace, vaya que si lo hace. Ambas trilogías me encantan, son la saga cinematográfica de mi vida y siempre lo será; tienen cosas increíbles, alucinantes, divertidas, tristes, conmovedoras... Todo, y con La Batalla de los Cinco Ejércitos el círculo se completa, y se termina, y eso es lo que más me emociona, este último adiós, que ha sido intenso, emocionante y perfecto.


No lo olvides: Toda la épica batalla; el tramo final, de tan grandes magnitudes, tan oscuro y emotivo; la madurez con la que dota el director todo el conjunto partiendo de lo que es en realidad un cuento; y el enlace con El Señor de los Anillos es impecable y muy acertado.
Olvídalo: El humor está algo desequilibrado con el resto de subgéneros por culpa del excesivo protagonismo al personaje de Alfrid, que aun sabiendo el significado que tiene, se hace repetitivo. Quitando esto, la película es un espectáculo increíble.

En conclusión: Un final para la trilogía de vértigo, impactante, maduro, emotivo y enérgico. Defiendo el honor de Peter Jackson y que ha hecho un trabajo maravilloso. Un adiós triunfal a la Tierra Media.


NOTA: 10/10

1 comentario:

Virginia Templado dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, no sea quien eres pero tienes exactamente el mismo gusto que yo para las películas, aunque me da muchisima pena que ya no haya nada más (ni películas ni libros) referentes a la Tierra Media, y lo que me da muchísima más tristeza es saber que no va a haberlos jamás, también recalcaria que yo, que no había leído los libros de Tolkien cuando vi la peli, me causo muchísima tristeza las muertes, se que no podrían quitarlas del libro, pero para mí sobraban completamente.